De las “Vedruna”, puedo  decir  realmente que ha sido mi  segunda casa. Ya desde bien pequeña formo parte de esta gran família… Primero fuí alumna de la escuela del Carmen de Sabadell, de ella tengo grandes y buenos recuerdos…

Más  adelante formé  parte del grupo de jóvenes  de la Parroquia de la Purísima Concepción,con el acompañamiento de la hermana Mª Antònia Martínez.

En aquellos momentos, yo era adolescente, te estas formando como persona y te surgen muchas dudas , inquietudes… En el grupo, mis compañeros y compañeras junto con Mª Antònia, me ayudaron porque me escuchaban, orientaban…, y puedo decir que en momentos concretos fueron  un gran punto de referencia en mi  vida ya que me posibilitaron el ir  creciendo como persona.

Finalmente, he llegado a ser maestra en una escuela de esta família Vedruna.

Aquí, en Sabadell-La Inmaculada, he encontrado un buen ambiente de trabajo, unas compañeras y compañeros excepcionales, dispuestos a ayudarte y escucharte, personas de quien he aprendido lo que más me agrada: poder transmitir a los más pequeños unos valores positivos como la importancia del esfuerzo, el agradecimiento, la generosidad, la amistad, terminar bien las tareas que has empezado y sobre todo que la persona no se mide únicamente por sus éxitos académicos sino que cada uno de nosotros, los maestros, ponemos todas nuestras capacidades para ayudar a nuestros alumnos a crecer como  personas.

Puedo decir que estos rasgos que anoto son propios de Joaquina de Vedruna y que me han marcado en mi manera de vivir, de trabajar, de consolidar mi vida familiar… Por todo ello, ¡estoy contenta y agradecida!

Proyectos relacionados

    Start typing and press Enter to search