ASÍ SE PRESENTARON LOS CHICOS DE GIARDINETTI-ROMA en la visita que Dolors e Inma, en nombre del Equipo de PJV, les hicieron el 30 de mayo.

“Somos un grupo de jóvenes nacido después de la Confirmación, en el 2008, en esta  comunidad parroquial. Nos llamamos Dicci (Dopo-Cresima=Post-confirmación), ahora existen cinco diferentes grupos en esta realidad: Dicci, Dicci 2,3,4 y 5. Cada grupo se encuentra un día a la semana con los educadores para hacer actividades de crecimiento, conocimiento y de unión, para crear relaciones de amistad.

Dicci está presente en la vida cotidiana de los jóvenes, desde los niños hasta los adolescentes, con actividades de servicio de voluntariado:

ü  Oratorio de verano. Todos los niños, entre cinco y trece años, pueden participar y divertirse jugando con nosotros: pueden bailar, cantar, ir en bicicleta y patinar. Pero, sobre todo, hay un espacio dedicado a la oración donde todos juntos podemos dar gracias a Dios por lo que nos da.

ü  Dicci Oratorio. El Oratorio está abierto también en invierno dos veces a la semana, allí se organizan periódicamente torneos de fútbol y juegos olímpicos. Es un momento de juego en el que todos los jóvenes se divierten libremente y están juntos.

ü  Doposcuola. Es un espacio reservado a los chicos que piden ayuda para estudiar y hacer los deberes.

ü  Algunas chicas del Dicci son catequistas y acompañan a los adolescentes en su camino de fe hasta la Confirmación.

Para concluir, el Dicci es un estilo de vida, es otra manera de vivir, es ir más allá de los esquemas establecidos, es dar a los demás el amor recibido”.

Después de esta presentación, que no puede expresar totalmente la riqueza de lo que viven y hacen posible los jóvenes en esta parroquia, continuamos el encuentro presentando a la persona de Joaquina, con motivo de los 190 años. Hubo un diálogo muy bonito sobre lo que a cada uno le llegaba más de ella y sobre cómo las hermanas de Giardinetti hacen allí presente el carisma Vedruna.

Seguidamente celebramos la Eucaristía con la comunidad parroquial, los jóvenes fueron los encargados de animarla con su participación, cantos…

Como no puede ser menos, acabamos tomando algo juntos, celebrando el encuentro y el sabernos parte de un cuerpo mayor. Nos despedimos hasta el próximo curso, pues hemos de seguir cultivando esta relación de ida y vuelta.

Start typing and press Enter to search